Problemas de ATM

Los trastornos temporomandibulares, comúnmente llamados trastornos de la ATM, son unas alteraciones que causan dolor y disfunción en las articulaciones y los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula.

Este tipo de alteraciones se dividen en:

1.El dolor Miofascial, que produce dolor en los músculos que controlan la mandíbula.

2.Una asimetría interna causada por un disco desplazado, la mandíbula dislocada o lesiones del cóndilo.

3.Alteraciones degenerativas e inflamatorias de las articulaciones temporomandibulares.

Terapias

Las terapias sin medicamentos para los trastornos de la ATM incluyen:

Férulas dentales o de descarga (oclusales), o protectores bucales. 

Fisioterapia.

Orientación

Cirugía u otros procedimientos

Si otros métodos no funcionan, tu médico podría sugerirte procedimientos como los siguientes:

Artrocentesis. La artrocentesis es un procedimiento mínimamente invasivo que consiste en la inserción de pequeñas agujas en la articulación para que el líquido pueda irrigar a través de la articulación a fin de eliminar residuos y productos derivados inflamatorios.

Inyecciones. En algunas personas, las inyecciones de corticoesteroides en la articulación pueden ser de gran ayuda. Rara vez, inyectar toxina botulínica del tipo A (bótox, y otros) en los músculos de la mandíbula que se usan para masticar puede aliviar el dolor relacionado con trastornos de articulación temporomandibular.

Artroscopia de la articulación temporomandibular. En algunos casos, la cirugía artroscópica puede ser tan efectiva para tratar diversos tipos de trastornos de articulación temporomandibular como la cirugía abierta articular. Se coloca un pequeño tubo delgado (cánula) en la zona articular, luego se inserta un artroscopio y se usan pequeños instrumentos quirúrgicos para la cirugía. La artroscopia de la articulación temporomandibular tiene menos riesgos y complicaciones que la cirugía abierta articular, pero también tiene algunas limitaciones.

Condilotomía modificada. La condilotomía modificada aborda la articulación temporomandibular de manera indirecta con cirugía en la mandíbula, pero no en la propia articulación. Puede ser útil para tratar el dolor y si se experimenta bloqueo.

Cirugía abierta articular. Si el dolor mandibular no se resuelve con tratamientos más conservadores y un problema estructural en la articulación pareciera ser la causa del dolor, tu médico o dentista puede sugerir la cirugía abierta articular (artrotomía) para reparar o reemplazar la articulación. Sin embargo, la cirugía abierta articular incluye más riesgos que otros procedimientos y se debería considerar con atención, teniendo en cuenta las ventajas y desventajas.